agoraCATMYZN1El nacimiento de las religiones y la manipulación política de estas.

Carlos Lozano Sanz Diez de Ulzurrun
1º Bachillerato C

A raíz de la excursión de filosofía en la que fuimos a ver Ágora, una película de Alejandro Amenábar, he escrito este   artículo que trata sobre el nacimiento de las religiones y su influencia política, un tema mencionado en la película, que trata sobre la vida de Hipatia, una filósofa.

En la película se observa como la religión descrita al principio como “la imparable religión, el cristianismo”, que había sido legalizada hacía poco por el emperador Constantino I, se va haciendo cada vez más grande en Alejandría, la ciudad donde transcurre la película. Así se ve como los paganos atacan a los cristianos en venganza porque éstos habían arrojado a un hombre al fuego, pero se dan cuenta de que los cristianos son demasiados y se tienen que atrincherar en la Biblioteca, su santuario, en el que se acumulaban miles de libros de la Edad Antigua. Para solucionar el conflicto el Prefecto informa al emperador, que decide que los paganos sean perdonados pero que, a cambio, los cristianos podrán disponer de la Biblioteca como quieran. Así los cristianos entran en la Biblioteca arrasando con todo lo que los paganos no habían rescatado y destruyéndola. Después en la película también se observa cierta intolerancia por parte de los cristianos hacia otras religiones como cuando apedrean a los judíos durante el sabat, donde no se podían defender. Además creo que habría que destacar que el obispo, en su afán por dominar Alejandría, utilizó las escrituras para destruir políticamente al prefecto, acusándolo de obedecer a un mujer, algo prohibido por las escrituras.

En mi opinión, aunque la película tiene una clara orientación antirreligiosa producida por las creencias del director (Amenábar), los hechos mostrados en la película son verdaderos y dignos de análisis. Por ello creo que, tal como se enseña en la película, se puede deducir que el cristianismo, en sus orígenes, y tras ser legalizado, tuvo unos comienzos bastante problemáticos y revolucionarios que lo llevaron a cometer barbaridades como la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, que acumulaba mucho conocimiento que se perdió, aparte de que era una de las siete maravillas del mundo antiguo. También intentó imponer su religión a otros y fue expandiéndose rápidamente quizás a veces con métodos poco éticos. Sin embargo, algo (en mi opinión) peor hizo el Islam con la Yihad, la guerra santa, que algunos aplican ahora para justificar intereses políticos, y el judaísmo está actualmente atacando países islámicos para obtener más territorio para su país, mientras el cristianismo, el que en el pasado hizo barbaridades, ahora no intenta imponer a nadie sus creencias sino que se dedica a lo que se ha dedicar una religión, ayudar al pueblo y guiarlo espiritualmente.

Pero, ¿ por qué? Por qué la religión cristiana no está en guerras mientras que la judía y la musulmana sí. Pues porque la guerra es una cuestión de naciones, no de religiones. Y como cuestión de naciones es una cuestión de aquello que dirige las naciones, la política. Eso es lo que provoca las guerras y no la religión. Y ahí está la clave, en que, tal como se establece en la Revolución francesa con la Constitución de 1791 siguiendo ideas ilustradas, la religión ha de separarse de la política pues ésta  ha de actuar sola y la religión no ha de intervenir en ella o perderá su objetivo, ayudar a los desfavorecidos y, sobre todo, orientar espiritualmente al pueblo. Es por la unión iglesia-estado por la que se producen las guerras israelitas, que es un estado oficialmente judío, y la Yihad, que es fruto de una religión cuyos dirigentes son los jefes de los estados.

En conclusión, la religión en sí no es mala o violenta, sino que es algo muy beneficioso para la sociedad si cumple bien su cometido. No, es la unión iglesia-estado la que supone un problema, y lo que debemos eliminar si queremos acabar con las guerras de religión.